Mi intención no es asustarlos con esto que sucede en Australia, pero por mi experiencia local me atrevo a decir que para allá vamos todos y tarde o temprano es bastante probable que suceda esto con las cajetillas de cigarros en nuestro país, que ya de por sí cada día lucen menos estéticas.

Resulta que la corte suprema de Australia mandó a freír espárragos a las tabacaleras y rechazó todas sus apelaciones, por lo que a partir del primero de diciembre de este año todas las cajetillas de cigarros se despedirán de sus diseños originales y distintivos para convertirse en esto:

Sí, una caja ilustrativa con todos los horrores satánicos que provoca el tabaco, dejando un pequeño espacio en el rincón de abajo para que se inserte el logotipo de la marca como único distintivo. Obviamente la British American Tobacco, Japan Tobacco International, Imperial Tobacco y Philip Morris, intentaron meter las manos para defenderse, sin éxito.

Esta nueva ley obliga a que las cajetillas tengan una imagen genérica, usando las mismas combinaciones de colores, forzándolas a ilustrar con gráficos y textos dramáticas advertencias sobre las consecuencias más extremas que puede provocar el hábito de fumar.

Las tabaqueras argumentaban que esta medida podría impactar económicamente a la industria por disminuciones de ventas o que incluso sería más fácil falsificar las cajetillas ahora que todas tendrían las mismas características, pero bueno, no fue suficiente, aunque creo que sí pudieron pensar en mejores motivos.

Yo no fumo, nunca lo he hecho, y aun así me parece una masacre radicalista lo que están haciendo.

Hace como 6 años recuerdo que un amigo viajó a Sudamérica y se trajo comosouvenir unas cajetillas de allá, ya que le parecía muy curioso que vinieran acompañadas por una ilustración bastante gráfica de los daños que produce el tabaco. Nos reímos por la teatralidad de las imágenes y el discurso medio inquisidor.

Actualmente en México que yo sepa tenemos 5 presentaciones de cajetillas, que incluyen el diseño “Niño que tose frente a los padres”, “Feto nadando entre cigarrillos”, “Rata muerta”, “Hombre amputado” y “Niña que llora frente al cadáver del abuelo”:

Al principio fue algo inocente, un pequeño recorte cuadrado con una advertencia sobria, pero lo que está sucediendo en Australia amenaza con expandirse al resto del mundo y ser el nuevo estándar. Lo que tiene inquieto a más de uno.

Suficiente incentivo para no querer fumar nunca. Pero también creo que cada quien es libre de elegir su dulce veneno y este tipo de medidas son demasiado, incluso hasta rozan en lo segregacionista.

Vía MonkeyZen