El año pasado, Disney reveló que estaba por mostrar a la más joven de sus princesas en una nueva serie animada: Sofia the First: Once Upon a Princess, a estrenarse el 18 de noviembre de este año, en Disney Channel. Luego se anunció que Cenicienta tendría un pequeño papel en la trama y, cuando vimos el tráiler, nos encontramos con la presencia de Flora, Fauna y Primavera, las tres hadas madrinas de La bella durmiente. Ahora, no se cómo, la princesa Sofia da pie a un debate racial. Sí, racial. Porque, de acuerdo con Disney, esta pequeña personaje es latina, aunque el hecho no pueda comprobarse mediante su aspecto.

Cuando Disney anunció la próxima llegada de Sofia, se suscitó una ola de críticas entre algunos, que consideraron mala idea “exponer a las niñas pequeñas a estas historias fantasiosas, que las harán crecer como mujerzuelas frívolas y desesperadas, seres que odian la ciencia y sólo quieren convertirse en princesas”. Eso decían entonces los detractores de la nueva serie, y eso que todavía faltaba mucho para su estreno.

Pero, como la discusión sobre los roles femeninos y los malos ejemplos en la televisión se volvió aburrida, ahora el motivo de debate se encuentra en la raza. Porque, resulta, Disney acaba de anunciar que Sofia no sólo es una personaje dirigida a un público de entre 2 y 7 años, sino que también es latina. Sucede que un blogger notó que Miranda, la madre de Sofia que vemos en el tráiler, tiene la piel un poco más oscura que su hija y que los otros personajes, de manera que Jamie Mitchell, el productor ejecutivo de la serie, confirmó el origen racial de la protagonista: “Es latina”, aseguró.

Sin embargo, Joe D’Ambrosia, vicepresidente de Disney Junior, agregó que Sofia es latina, en efecto, pero que su latinidad nunca sale a relucir en la serie. De manera que estamos ante una especie de latina secreta. O sea que es latina sólo porque Disney lo dice, ya que no hay referentes argumentales para identificarla como tal. O sea que las declaraciones de Disney son ociosas y están generando discusiones del mismo talante. O sea que lo que sigue es una princesa judía que seguramente también despertará burlas y murmuraciones. Cómo me divierte todo esto.

Vía MonkeyZen